VERDADERAMENTE, SIEMPRE CONTIGO.

BLOG





2011

LA ALEGRÍA DE VIVIR

Si trasladamos nuestra imaginación a los recuerdos registrados en el álbum de la memoria donde reposan los mejores momentos de nuestra existencia, creo sin lugar a equivocarme que en su gran mayoría los humanos quisiéramos repetir las épocas en que todo parecía ser un juego en el circulo de la vida. Momentos de alegrías, logros, satisfacciones, diversiones, reuniones de familia y amigos, metas cumplidas, en fin todo aquello que merece la satisfacción para el cuerpo y el espíritu. No obstante, si nos quedáramos en lo que agrada al cuerpo la existencia perdería su esencia, pues no es lo que abunda en lo corpóreo lo que refleja la alegría del espíritu, sino lo que en el espíritu produce regocijo, es lo que alimenta la materia.

Por qué entonces no pensar en que la vida debería dejar el peso de lo relativo y superficial, para que nos dejáramos arrastrar por EL ABSOLUTO que aligera la carga, impulsa el alma y fortalece el espíritu, llevándonos a una carrera sin afanes y sin angustias que atormenten el viaje temporal de la materia.

Seamos pues ligeros, descomplicados, comprensivos, tolerantes, alegres, festivos, llenemos el corazón con todo lo que sea alimento para el alma y desechemos el veneno que inunda y asfixia nuestro aliento, para que de una vez cerremos la brecha y permitamos conseguir la convivencia que todos anhelamos compartir, sellada por los lazos del amor, fraternidad y reconciliación.

Que Dios nos bendiga por siempre.



Antonio María Rojas Castillo